Páginas

domingo, 30 de octubre de 2011

40% de europeos sufren enfermedad mental

¿Como no cabrearse?, ¿como no molestarse ante este tipo de titulares?: "Casi el 40% de los europeos sufren enfermedades mentales"
Lo han colgado en el centro de salud mental, posiblemente un profesional, justo enfrente de mi despacho, así que cada vez que salgo a buscar un paciente me encuentro con esta admonición monstruosa, esta maldición bíblica: el 40% de tus amigos, conocidos, vecinos, conciudadanos europeos sufrirán enfermedad mental.
He buscado en Internet el titular y me encuentro que sale referido en todas partes. numerosos periódicos se han hecho eco de ello. Supongo que para proclamar la profecía e incitar a que sea un profecía autocumplida. ¿Nadie se extraña de esta pandemia (europea)?, ¿nadie ve un poco raro está cifra?
La parte buena: que los enfermos mentales (por su frecuencia) son casi normales.
Las dudas: si hay tantos enfermos mentales en Europa ¿no será que la enferma es la sociedad europea?
Si dijesen que en Australia hay un 40% de enfermos mentales ¿viajarías a Australia? ¿te irías a vivir allí?




El artículo no tiene desperdicio. No hace falta ser un lector avezado en politica sanitaria para leer entre lineas. Hay que leerlo con detenimiento (pero no mucho) para ver como quieren movilizar la opinión pública, cuales son las mentiras que dan por verdades.

Lo transcribo entero:

Los europeos están asediados por las enfermedades mentales y neurológicas, y casi 165 millones de personas o el 38 por ciento de la población sufre cada año un desorden cerebral como depresión, ansiedad, insomnio o demencia, según un gran estudio nuevo hecho público el lunes.Dado que sólo alrededor de un tercio de los casos reciben la terapia o medicación necesaria, las enfermedades mentales suponen unos enormes costes económicos y sociales - calculados en cientos de miles de millones de euros - ya que los que las sufren están demasiado mal como para ir a trabajar y sus relaciones personales se resienten.
"Los trastornos mentales se han convertido en el mayor desafío para la salud de la Europa del siglo XXI", dijeron los autores del estudio
Al mismo tiempo, algunas grandes compañías farmacéuticas están retirándose de inversiones en investigación sobre cómo funciona el cerebro y cómo afecta al comportamiento, haciendo recaer la responsabilidad de pagar la financiación en neurociencia a gobiernos y organizaciones benéficas.
"El inmenso desfase en el tratamiento (...) para los desórdenes mentales tiene que cerrarse", dijo Hans Ulrich Wittchen, director del instituto para psicología clínica y psicoterapia en la Universidad de Dresde y el principal investigador del estudio europeo.
"Los pocos que reciben tratamiento lo hacen con considerable retraso de una media de varios años y raramente con las terapias apropiadas y actualizadas".
Wittchen lideró un estudio de tres años que cubrió 30 países europeos - los 27 de la Unión Europea más Suiza, Islandia y Noruega - y una población de 514 millones de personas.
No había disponible una comparación directa de la prevalencia de la enfermedad mental en otras partes del mundo porque estudios diferentes adoptan parámetros diversos.
El equipo de Wittchen se fijó en unas 100 enfermedades que cubren todos los grandes trastornos mentales, desde ansiedad y depresión a adicción o esquizofrenia, así como grandes enfermedades neurológicas como epilepsia, Parkinson y la esclerosis múltiple.
Los resultados, publicados el lunes por la revista European College of Neuropsychopharmacology (ENCP), mostraron una "carga sumamente alta" de trastornos de salud mental y enfermedades cerebrales, dijo a periodistas en una sesión informativa en Londres.
Los trastornos mentales son una importante causa de muerte, incapacidad y una carga económica en todo el mundo, y la Organización Mundial de la Salud prevé que para 2020, la depresión será el segundo mayor contribuyente al coste mundial de las enfermedades en todas las edades. 
Las cuatro enfermedades más incapacitantes - calculadas en términos de años de vida ajustados por discapacidad (o DALYs, por sus siglas en inglés), una medida estándar utilizada para comparar el impacto de varias enfermedades - son la depresión, demencias como la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular, la dependencia del alcohol y los ictus.
El último gran estudio europeo de trastornos cerebrales, que fue publicado en 2005 y cubrió una población más pequeña de unos 301 millones de personas, halló que el 27 por ciento de la población adulta de la UE sufría una enfermedad mental.
Aunque el estudio de 2005 no puede comprarse directamente con este último - el alcance y la población eran diferentes - concluyó que la carga financiera de estas y las enfermedades neurológicas suponían unos 386.000 millones de euros al año en ese entonces. El equipo de Wittchen aún no ha finalizado los datos del impacto económico de su último trabajo, aunque dijo que los costes serían "considerablemente mayores" que los estimados en 2005.
Los investigadores dijeron que era crucial para los responsables de políticas sanitarias reconocer la enorme carga y encontrar formas de identificar antes a los pacientes potenciales, y hacer de su tratamiento rápido una prioridad alta.Wittchen dijo que en Europa, ese sombrío futuro había llegado pronto, y las enfermedades del cerebro ya eran el mayor contribuyente a la carga de enfermedades de la UE.

Ya veis, asediados por la enfermedad mental. Algo externo a nosotros que nos asedia, pero a la vez, producto de nuestro cerebro. Un desorden cerebral que nos ha tocado en suerte -supongo que por nuestros genes-.  Graciosamente dicen la terapia o medicación necesaria, que suena distinto de la medicación o terapia necesaria. 
Y desde luego, dejate de crisis, diferencias sociales, masificación, grandes urbes,... el gran desafío son las enfermedades mentales/cerebrales. Aunque dijesen en el año 1978 en la conferencia de Alma Ata que la mejoría de la salud pasa por la reducción de las diferencias sociales resulta que no, el problema está en tu mente, -o en tu cerebro-.
Y como hay crisis y "la cosa está muy malita" la industria no investigará, será la beneficencia y el gobierno Pero ¿eso es un desastre? ¿No es mejor que se encarge el gobierno y las organizaciones sin ánimo de lucro?
Veo varios frentes abiertos: la equivalencia de mental con cerebral, de queja con desorden cerebral; el olvido de lo social, la dejación de deberes del gobierno dejando la investigación en manos privadas

quosque tandem..?


La foto como siempre de Joan Costa: http://elcristaldemisgafas.blogspot.com/2009/10/que-me-pongo-hoy.html

viernes, 28 de octubre de 2011

otra de música

Benny Moré me lo descubrió Xavi cuando vino a pasar unos días en casa. Me dejó (ademas de pesto maravilloso) muchos gigas de música de calidad que voy disfrutando poco a poco.
Realmente tengo música para escuchar hasta que me jubile para todos los humores y todas las situaciones, desde la psicodelia jocosa de 13th floor elevator al esperpento sesentero de Andres Pajares, pasando por la calidad de Ali Farka Toure with Ry Cooder o Van Morrison.
Tengo música para una invasión zombie o para un día habitual. Tengo música para casí todo lo que pueda acontecer... y eso me genera cierta tranquilidad.....
Uno de las canciones que me han sorprendido muy gratamente y ha abierto una puerta de búsqueda ha sido este: la vida es sueño, que me ha llevado a una desconocida Cuba de los años 30 (para mi deleite)

 Benny Moré en este vídeo (de sonido poco adecuado) hace dueto con el mexicano Pedro Vargas

Espero que no estéis en un estado de ánimo en el que esta canción sea banda sonora de vuestra vida, y   podáis disfrutarlo sin dejarse llevar por la emoción.

jueves, 27 de octubre de 2011

Breve viñeta clínica sobre el trastorno bipolar

Ibiza. Una paciente -que comienza a vivir sus cincuenta y tantos y lleva con psiquiatras desde los treinta y tantos- me dice:
- He leído cosas en internet y puede ser lo mio... (pausa reflexiva que acaba con suspiro)... no creo porque no coincide nada, pero... ¿no podría ser lo mio bipolaridad o bipolar?
- ¿la psicosis maniaco depresiva? -le pregunto mostrado interés en su oferta de diagnóstico
- Huy, no por dios, eso no,...- dice con cierto apuro
- Pero si es lo mismo, -le aclaro-solo que hace unos años le han cambiado el nombre por que sonaba muy mal.
- Ah pues dejelo que seguro que eso no es. (Realiza otra pausa reflexiva) A lo mejor lo que pasa es que....
A continuación me habla de sus problemas (los actuales que me permitirán empezar a trabajar con ella) después de más de diez visitas.

Se me plantea un problema que los clásicos no tenían: el diagnóstico psiquiátrico (bien aceptado socialmente con sus ganancias secundarias y su comodidad) como vía de escape al trabajo terapéutico.
Esta salida te coloca como paciente con sufrimiento mental, pero por otra parte te sitúa como padeciente sumiso en manos de una enfermedad cerebral.... los "nervios" del siglo XIX
Pere ya resumió claramente en un cuadro dos opciones antitéticas en esta entrada.


La imagen como siempre de Joan Costa http://elcristaldemisgafas.blogspot.com/2010/12/no-bebas-mas-que-te-veo-doble.html

martes, 25 de octubre de 2011

otro experimento: las ventanas rotas


Philip George Zimbardo es un célebre psicólogo que presidió la Asociación Norteamericana de Psicología en 2002. Nacido en el año 1933 fue entrevistado el año pasado por Eduard Punset en su programa televisivo Redes. Posiblemente el nombre de Zimbardo no les diga nada, pero suyo es el experimento de la cárcel de Stanford (en el que se basó la película “El experimento”) que algún día comentaremos. Hoy me gustaría comentar un experimento de psicología social que realizo en el año 1969, en la Universidad de Stanford (EE.UU.).
El trabajo a realizar era sencillo. Simplemente dejó dos autos idénticos abandonados en la calle, y observo que pasaba. Lo único que variaba del coche era la zona de Estados Unidos de América donde los dejó.
Uno lo dejó en el Bronx, que entonces era una zona pobre y conflictiva de Nueva York. El otro coche quedo en una zona rica y tranquila de California, en Palo Alto; lugar donde se halla la cuna de la terapia breve. Dos autos idénticos pero en zonas muy diferentes, con unas diferencias exageradas a nivel social.
Como pueden suponer -por que todos tenemos prejuicios y experiencias previas- el auto abandonado en el Bronx pronto perdió las llantas, el motor, los espejos, la radio, etc. En pocas horas comenzó a ser victima del vandalismo y en días quedó destruido.
En cambio el auto abandonado en Palo Alto se mantuvo intacto.

Pero el experimento no acababa allí. Demostrar que en un barrio marginal el coche iba a ser destrozado no tiene merito. El toque de genialidad de Zimbardo consistió en que cuando el auto abandonado en el Bronx ya estaba deshecho, al cabo de una semana, y el de Palo Alto estaba impoluto decidieron, los investigadores, romper un vidrio del automóvil a ver que pasaba.
El resultado fue que se desató el mismo proceso que en el Bronx, y el robo, la violencia y el vandalismo redujeron el vehículo al mismo estado que el del barrio pobre.
¿Que fue lo que motivó este cambio en la conducta de los vecinos? ¿Como un vidrio roto pudo disparar todo un proceso delictivo?
El experimento se repitió por otros investigadores (James Q. Wilson y George Kelling) que desarrollaron la 'teoría de las ventanas rotas', que afirma que el delito es mayor en las zonas donde el descuido, la suciedad, el desorden y el maltrato son mayores. Lo esperable es que fuese al revés. Donde hay más delito hay más descuido y suciedad, pero parece ser que no, que hay cierto efecto llamada y acumulación.
Parece ser que si se rompe un vidrio de una ventana de un edificio y nadie lo repara, pronto estarán rotos todos los demás, si se cometen 'pequeñas faltas' y las mismas no son sancionadas, entonces comenzarán faltas mayores y luego delitos cada vez más graves.
Esta teoría de las ventanas rotas se llevo a la práctica por primera vez a mediados de la década de los 80 en el metro de Nueva York, el cual se había convertido en el punto más peligroso de la ciudad. Se comenzó por combatir las pequeñas transgresiones: graffitis, suciedad, la gente que se colaba sin pagar, pequeños robos y desórdenes. Los resultados fueron evidentes. Posteriormente, en 1994, Rudolph Giuliani, alcalde de Nueva York, basándose en la teoría de las ventanas rotas impulsó una política cuyo resultado práctico fue el descenso de todos los índices de criminalidad de la ciudad de Nueva York.
En una entrevista reciente al Dr. Zimbardo, decía que : “Los niños no nacen malos, sino con plantillas mentales para hacer cosas buenas o malas dependiendo de las influencias del entorno, de los contextos de comportamiento en los que viven, juegan y trabajan. ... La mayoría de los niños son buenos la mayor parte del tiempo, es tarea de los adultos crear entornos vitales en los que jueguen, estudien y trabajen. Ambientes en los que los niños desarrollen lo mejor de la naturaleza humana”


la foto de Joan Costa en elcristaldemisgafas.blogspot.com/2011/08/felino.

lunes, 24 de octubre de 2011

otra breve

Una residente-de psiquiatría- me comenta, en charla distendida, sobre un paciente que, tras quince años esnifando cocaína a diario, abandona la adicción y se queda abstinente. El milagro se ha realizado porque su pareja le amenaza con irse y llevarse a los tres niños como vuelva a consumir.
Le comento que puede ser, que se ha hecho un estudio que indica que al llegar al núcleo acumbens la frase "me voy con tus hijos y te quedas solo" se secreta una proteína (que se puede medir en líquido cefalo raquideo) que hace que el craving sea más leve y a la vez eleva unos neurotransmisores concretos que incitan a dejar los tóxicos.
Burla frente al reduccionismo biológico imperante que no es bien acogida. Con lo fácil que es pensar que la dopamina sube y baja como mareas obedientes de la luna, que conocemos la inmensidad del mar, que todo se resume en unas sustancias que no podemos medir pero que sabemos como están,.... llego y apunto que dependencia es dependencia, pero que sustancia no es sustancia sino mundo interno.
Se acaba la charla distendida.

Los hechos de la vida, en estos momentos neuroquímicos cerebrocentristas que vivimos, son menos importantes que las evidencias de las teorías.
Yo, personalmente, prefiero andar con una duda que con un mal axioma (Javier Krahe dixit), y creo que muchos axiomas deberían volver a sus libros y dejarnos a los humanos tranquilos.





La imagen como siempre de Joan Costa en http://www.recorreribiza.com/2011/10/aguas-blancas.html

martes, 18 de octubre de 2011

normalidad (y 2)


Definiciones del diccionario aparte, la gente toma por normal lo más frecuente. Lo normal es pesar tantos kilos y medir tantos centímetros, según sexo y edad. Todos podemos reconocer lo que no es normal por que es "infrecuente", incluso "extraordinario".
La normalidad como "el valor medio" que nos quieren vender con algunas estadisticas es algo totalmente falso, porque el valor medio puede no existir. Un ejemplo ficticio: si 50 personas pesan 70 kilos y otras 50 pesan 80 kilos lo normal sería pesar 75 kilos. Curiosamente nadie sería normal.
¿Podemos desde la psiquiatría y psicologia establecer lo normal? Uno de los problemas es que desde la psiquiatría y psicología nos encargamos de características dificilmente medibles. A pesar de los esfuerzos de la psicometría no sabemos cual es el miedo / prudencia / despreocupación normal al conducir, o la reacción de asco adecuada frente a un insecto, o el grado de deseo que se ha de mostrar ante algo apetecible. Podemos hacer test para medir diferentes aspectos de la psique humana. Hay cientos de test para casi todo, desde el comer hasta el sueño, pasando por las creencias irracionales, la suspicacia, la sugestionabilidad,...pero ¿con que comparamos? ¿de donde sacamos el valor de referencia normal? 

Se hizo un experimento para validar un test creado para medir la personalidad: se aplicó a estudiantes de psicología y dieron unos resultados concretos. Pensaron que esos resultados serían los habituales en la población general. Pero cuando les pasaron el mismo test a estudiantes de químicas los niveles de neuroticismo eran mucho menores. Dejando aparte la conclusión clara de que los estudiantes de psicología -en general- eran más neuróticos que los de químicas, ¿quienes eran los normales?
Otra encuesta divertida fue una que le pasaron a 200 estudiantes universitarios para conocer los usos sexuales de los jovenes catalanes. apareció que un 0´5% de los varones usaban objetos para masturbarse. Un periodista accedió a todos los datos y vió que una de las encuestas,respondida por un varón, había sido contestada totalmente a guasa y el objeto que usaba para masturbación era "un radiador".
Es decir que en estas encuestas, un bromista entre 200 puede crearte una distorsión de lo que es frecuente, y por lo tanto del concepto de normalidad.
Preguntémonos: ¿es normal estar con la cara pintada gritando y bailando en el parque de la Paz por la noche?. La respuesta -espero- sería que no. Pero, si localizo la pregunta a la noche en que la selección española de fútbol gana el mundial, muchas respuestas cambiarían a que si, que es normal en esas ciercunstancias. Otras permanecerían en que no, que no es normal.
Lo normal varía mucho. En parte depende del ambiente cultural de cada uno, y de un ambiente cultural más general. ¿cuantos libros es normal leer al año? Hay casa en los que ninguno, hay casa en los que 100, depende de cada casa. 
Hay un término matemático que ayuda. Además de la media, esta un valor que determina lo más frecuente, lo que más aparece. En el ejemplo previo de las 100 personas de las que 50 pesaban 70 y otras 50 pesaban 80 hemos visto que la media, 75,no existía, sin embargo los valores más frecuentes con 70 y 80. El término matemático para referirse a los valores más frecuentes es "moda". En esta muestra la moda sería 70 y 80. En términos descriptivos un valor que nos acerca mucho a las medidas más frecuentes, a lo normal, es el valor de moda.
En resumen, lo normal es variable, y lo normal es tener peculiaridades. Mientras las peculiaridades no nos hagan sufrir, ni sufrir a los demás... todo está normal.

la foto de joan costa: http://elcristaldemisgafas.blogspot.com/2010/03/vendo-sanallones.html

viernes, 14 de octubre de 2011

normalidad (1)


Hace un tiempo (a mediados de mayo) le comenté a Pere que una entrada suya me había dado que pensar,... que me estaba animando a hablar de lo normal. Le comenté, en ese momento, que la normalidad es como el estado de bienestar: todos oímos hablar de ello, todos tenemos noción de que pertenecemos a ello, pero nadie sabe que es ni donde está.
Recomiendo una entrada del maravilloso (y ahora en barbecho) blog de desde el manicomio y con una frase tomada de allí comienzo hablar de algo que nunca antes había tocado: la normalidad.
A veces en la consulta la gente me pregunta si ellos son normales. Mi respuesta varía según el momento y según la persona, pero lo más habitual, es citar al eminente psiquiatra Carlos Castilla del Pino: “Ser normal" es como "ser elegante"; algo evidentemente distinto en Kiew, Roma o Maracaibo. A su pregunta habría que responder interrogando a su vez: normal, ¿respecto de quiénes? -o ¿respecto de dónde?-; normal, incluso, ¿respecto de qué?
Normalidad viene de la palabra griega gnomon que significa 'reloj de sol' o mas concretamente `puntero de reloj de sol'. De ahí paso al latín como 'norma' que se refería a la 'escuadra'.

La primera acepción de normal en el actual Diccionario de la Real Academia Española es: Dicho de una cosa: Que se halla en su estado natural. Asi pues no se puede aplicar a una persona. Aunque, a veces, nos traten como objetos, como cifras, no somos “cosas”. Pero si se intentase llevar al terreno de lo personal se diria que persona normal es aquella que está en su estado natural.. Pero¿cual es el estado natural de la persona?, ¿es el mismo para todas las personas? ¿lo natural en el ser humano es lo artificial? Esta idea de normal nos hace surgir más dudas en vez de respuestas.
Otra acepción es: Que sirve de norma o regla. Esta definición de normal tendría que ver con el célebre imperativo categorico de Kant. Según esta acepción los normales serían los que sirven de ejemplo, los que indican como deben ser las cosas. Los que con su conducta, acción, pensamiento, aspecto,... indican que es lo normal, lo reglamentario. Entonces ¿quién es siempre ejemplar? Supongo que todos seriamos normales algunas veces y nadie sería normal en todo momento. Todos, a veces, tenemos una conducta/pensamiento ejemplar
La tercera acepción se acerca más a lo que entendemos por normal: “Dicho de una cosa: Que, por su naturaleza, forma o magnitud, se ajusta a ciertas normas fijadas de antemano.” Según esto normal sería lo que se adapta a las normas vigentes. Pero las normas vigentes cambian. Actualmente no vemos normal (no se adapta a las normas vigentes) existan esclavos pero hace 300 años era algo frecuente y natural, de hecho no se abolió en España hasta 1837. Tampoco vemos normal que los padres elijan matrimonio para sus hijos, y en otras zonas del mundo eso esta de acuerdo a las normas vigentes (allí) es decir que lo normal dependería del lugar y el tiempo. Si seguimos por esta línea argumental caemos en un relativismo absoluto. Donde todo puede ser normal, solo depende de las coordenadas de espacio y tiempo.
Si he de decir que es una persona normal me quedo con lo que dijo Freud: “un yo normal es, como la normalidad en general, un ideal ficticio". Y en cuanto ideal, algo que se persigue pero no se consigue. 
Para consuelo, tomar la última acepción del Diccionario que se refiere a la geometría:  “Se dice de la perpendicular en el punto de contacto al plano o recta tangentes a una superficie o línea curvas” En este sentido todos somos normales, ya que todos vamos, más o menos, perpendicularmente a una superficie curva que es el planeta Tierra.
Como el tema da para mucho habrá que hacer una segunda entrada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Licencia de Creative Commons
psiquiatriapitiusa.blogspot.com/ by Miguel Ruiz-Flores Bistuer is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Based on a work at psiquiatriapitiusa.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://psiquiatriapitiusa.blogspot.com/.