Páginas

lunes, 5 de noviembre de 2012

Genetica, esquizofrenia y el III reich


Hay una falsa y extendida creencia que las enfermedades mentales están relacionadas con la genética. La frase: "la genética ha aportado grandes avances al conocimiento de la esquizofrenia" es muy elegante, pero tan falsa como una moneda de siete euros. El estudio de la genética no ha servido ni en la clínica, ni en el tratamiento. No ha modificado la actuación de los clínicos, pero esta idea es una creencia común y, en tiempos, modificó la actitud de la sociedad. 
El único experimento radical que se ha realizado al respecto fue comentado en enero del 2010 en un artículo muy bien documentado: Psychiatric Genocide: Nazi Attempts to Eradicate Schizophrenia que se puede leer al completo aquí
En esta recomendable -y desagradable- lectura se da cuenta de la matanza y esterilización de personas diagnosticadas de esquizofrenia, y las consecuencias de esta atrocidad en la incidencia y prevalencia posterior de dicha enfermedad. 
Si la esquizofrenia es genética y exterminamos -o esterilizamos- a todos los esquizofrénicos y a sus familiares en una generación, en la siguiente generación o no hay esquizofrénicos, o hay un numero ínfimo. Este pensamiento de crueldad deshumanizada en el III Reich se llevó a la acción.
Desde 1934 a 1945, basándose en una genética mendeliana, que no contaba ni con el ambiente, ni con la epigenética (como algunos hacen ahora) el doctor Ernst Rüdin, financiado por la Rockefeller Foundation, dirigió el departamento genealógico demográfico del Instituto alemán para la investigación psiquiátrica  defendiendo la existencia de un gen recesivo causante de la esquizofrenia. Un alumno suyo: Kallmann, estudiando gemelos llegó a la misma conclusión que su maestro. En 1935 el alumno afirmó que se debía esterilizar no solo a los pacientes afectos, sino a todos los familiares que mostrasen anomalías menores. Eso sí, en pos de un beneficio común. Kallmann emigró a NuevaYork, en 1936 y fue uno de los fundadores de la American Society of Human Genetics.
A estas ideas sobre la genética de la esquizofrenia, aceptadas por la población general, se le añade que de 1924 a 1929,  los pacientes de hospitales psiquiátricos aumentaron de 185.397 a una cifra superior a los 300.000, y más de dos terceras partes de los nuevos ingresos eran diagnosticados de la enfermedad recientemente glosada para lucimiento y notoriedad de la psiquiatría:  la esquizofrenia. Este incremento diagnóstico (epidemia se podría decir) también se observó en EEUU y Gran Bretaña. El aumento de la población psiquiátrica tuvo como consecuencia directa el aumento de los gastos en un país con una economía bastante "tocada" por el tratado de Versalles.

El preocupación por la economía llegó a tal punto que en 1931, la Asociación Alemana de Psiquiatría ofreció un premio al trabajo de investigación sobre el tema: "Cómo puede ser organizada con menos costes la atención psiquiátrica" Algo que, por la situación actual, hoy día en España, se vería con buenos ojos.
En 1920 Karl Binding, un abogado, y Alfred Hoche, un psiquiatra, publican "El permiso para la destrucción de vida indigna de la vida". En un artículo de 1932 titulado "La erradicación de la gente menos valiosa de la sociedad", otro psiquiatra Berthold Kihn, estiman que las personas con enfermedades mentales cuestan a Alemania 150 millones de marcos por año.
Alfred Hoche aparte de este libro (que no he leído y del que habló por referencias) también tiene un trabajo muy interesante, del que aparece una reseña aquí.
Apoyado por la opinión pública y la ciencia, Hitler, el mismo día que cruza la frontera de Polonia, (1/9/1939), autoriza el asesinato de pacientes psiquiátricos. El motivo es económico. En Octubre de ese mismo año se pide a todos los directores de hospitales psiquiátricos que informen acerca del diagnóstico y la capacidad de trabajar de cada paciente. Un comité estudió los casos y 70 000 pacientes son considerados "ejecutables". Este programa para acabar con la vida de los enfermos psiquiátricos que no son productivos se llamó Aktion T-4, porque su sede está en Tiergartenstrasse 4, en Berlin.


En enero de 1940, mataron a los primeros veinte pacientes en el psiquiátrico de Brandenburgo por inhalación de anhídrido carbónico. En agosto de 1941, ya habían asesinado a 70.273 pacientes. Como el objetivo del Aktion T-4 ya se había llevado a cabo (eran 70000 inicialmente) el programa se paró, pero se siguieron asesinando personas diagnosticadas durante toda la guerra. Al final se calcula que mataron entre 200.000 y 275.000 personas diagnosticadas. Sobrevivieron sólo el 14% de la población institucionalizada en psiquiátricos. Se calcula que ademas de estos esterilizaron a 400.000 entre 1934 y 1945.

No entraré en los datos escalofriantes que se dan en el artículo sobre métodos de asesinato, edad de las víctimas, etc...., pero que sepan que se siente vergüenza del pasado de nuestra profesión y da que pensar sobre algunos temas recientes y el "qué dirán" de lo que denominamos actualmente ciencia las generaciones futuras. No hay que olvidar que ellos seguían la ciencia de esos tiempos.
¿Fue útil esta salvajada? ¿eran sus teorías correctas? ¿disminuyó el número de diagnósticos de esquizofrenia en la generación siguiente?
(Un concepto que creo que se debe conocer es la diferencia entre prevalencia e incidencia. Explicado en simple sería: La prevalencia responde a la pregunta ¿a cuanta gente le esta pasando esto? y la incidencia responde a la pregunta ¿cuanta gente, que antes no padecía esto, lo esta padeciendo ahora?. Es decir la prevalencia son el total de casos y la incidencia casos nuevos. Una vez explicado esto continuo)

Evidentemente la prevalencia de esquizofrenia en Alemania tras la guerra fue baja. En el primer estudio que se hizo en 1971, 26 años después, la prevalencia era del 1.5 por 1000. En otros estudios entre 1974 y 1980, hablan del 2.3 por 1000. Esra prevalencia es mucho más baja que otros países como Suecia, Noruega, Islandia o Francia  que rondaban el 6.0 y el 10.0 por 1000.  Menos que Inglaterra (3.4 por 1000), EEUU (4.7-5.1 por 1000), o Irlanda (8.3 por 1000).
Aunque la causa más posible de la baja prevalencia era la aniquilación de los enfermos, en los estudios no apuntan esa posibilidad.
Como ya hemos señalado una cosa distinta es la incidencia: los nuevos casos. Si la esquizofrenia fuese genética, la incidencia debería de ser mínima, ya que una generación entera de personas diagnosticadas de esquizofrenia había sido exterminada o, al menos, les habían impedido reproducirse.
Pues bien en el primer estudio de incidencia hecho en Mannheim en 1965, 20 años después de que hubiesen asesinado/esterilizado a todos los diagnosticados de enfermedad mental, impidiéndoles tener descendencia,  la incidencia de esquizofrenia era de un: 53.6 por 100 000. Otro estudio entre 1974 to 1980; encontró entre 48 y 67 por 100 000 con una media de 59.
¿Y esto es mucho o poco? Pues si la comparamos con la de Países Bajos, Italia, Dinamarca, Noruega, Islandia, el Reino Unido, Estados Unidos y Australia, que tienen como promedio 24 por 100.000 vemos que está elevadísima, que es el más del doble.
En Bavaria en 1971 en un área de población predominantemente  rural en 6 meses hubó una incidencia del  24 por 100 000.  Otro estudio en la misma áreas de incidencia anual en 1974–1975 mostró unas cifras de 48 por 100 000. Pocos países logran unos estudios con cifras de incidencia tan elevadas de esquizofrenia como en Alemania.
Algunos que persistan contumaces en la idea de la genética pueden pensar que quizás en las zonas donde se hicieron los estudios de incidencia fue donde sobrevivieron más pacientes. No es así, en Mannheim y en Bavaria los psiquiatras "enthusiastically supported the eugenics program"
Otra excusa puede ser que la trajeran los inmigrantes. Pero en la cuantiosa población inmigrante (13%) “when corrected for age, the rates of treated schizophrenia episodes … were significantly lower than those of the German population."
Otro motivo puede ser que, por la difícil definición de esquizofrenia, los criterios diagnósticos varíen mucho de los estudios en Alemania a los de otros países, pero no es así: después de la segunda guerra mundial todos los países en Europa usaban  la 8ª y la 9ª Clasificación Internacional de Enfermedades.

Así pues, sabiendo que la genética tal y como se suele explicar es un timo, que la epigenética es lo importante y que hay evidencias de que las condiciones del desarrollo en la infancia predisponen a la esquizofrenia, ¿porque seguir gastando dinero en programas de investigación genética en vez invertirlo en protección de niños en riesgo?

22 comentarios:

BlackZack dijo...

Este es un caso extremo de lo que pasa muy frecuentemente: a todo descubrimiento científico va, aparentemente, aparejada una pérdida de observancia de la ética... Si encima se acaba viendo que la premisa era equivocada, dan hasta ganas de vomitar.

Y pensar que todavía hay gente que piensa en esterilizar o matar a los pacientes psiquiátricos graves (los he oído de primera mano)...

Anónimo dijo...

Hola Miguel, gracias por el artículo, aunque no se pueda decir precisamente que sea bonito. Contribuye muchísimo a la elaboración de la memoria histórica del colectivo de personas diagnosticadas con la palabrita de los cojones, con perdón del vocabulario.

Hoy en día, exterminar está muy mal visto, no es políticamente correcto, mejor ahogar en modo crónico y que la gente, ya si eso, se vaya suicidando. Se puede ahogar con el estigma, por ejemplo. Si antes éramos "defectuosos" ahora somos "peligrosos","incompetentes", "vagos", "paraditos" el caso es ponernos siempre del lado feo, del lado sospechoso. Porque al final, muy raritos debemos de ser para que no estemos en profesiones de prestigio, en los parlamentos, como directivos de empresas... Y si alguien lo está, será a costa de mantenerse en un armario de proporciones enormes, ocultando y ocultando con lo que tiene de estrés añadido. Si no hay nadie en esos puestos, la gente realmente pensará que ninguna persona con esquizofrenia puede desempeñarlos, que es parecido a decir que no damos la talla, que no podemos aspirar a ellos, que es normal que no estemos porque tal y cual. Si en el caso de la discriminación por razones de género se habla de techo de cristal, aquí lo que tenemos encima no es un techo, es una ciudad entera de hormigón armado.

Hasta que no se vea esto en su dimensión política, y se siga viendo sólo en su dimensión psiquiátrica, los psiquiatras seguirán teniendo muy mala fama, y no sólo por prácticas pasadas o presentes, sino porque de alguna forma se les hará responsables de que esta ciudad de hormigón no ceda nunca ni un milímetro. Porque, si es una cuestión de salud...¿por qué no lo curan? Y si no lo es, ¿por qué siguen hablando como si lo fuese?

Y esto no va por ti, que me consta que eres psiquiatra de los buenos, de los que hacen falta.

Un abrazo y gracias de nuevo por el artículo

(Paula)

Noelia A.N dijo...

Uf!! se me a puesto la piel de gallina,pero bueno en estos tiempos,con los recortes que hace el gobierno en salud mental,muchos no reciben la atención adecuada,antes era el III Reich,ahora es la UE,que condena a muchas personas a no recibir el tratamiento adecuado y muchas enfermedades mentales pasan por alto llegando al suicidio,siendo la 1º mortalidad violenta en España,superando a los accidentes de tráfico,Creo que en los tiempos que estamos se tendría que apoyar mas y no recortar la salud mental,pues el numero de enfermos crece día a día y ya es duro tener que convivir con la enfermedad,como para que lo tengas todo en tu contra,el articulo me a encantado,de aquí unos años podremos hablar del genocidio que se han cometido estos últimos,gracias a nuestros gobiernos y a la recién galardonada Novel de la Paz UE.

Anónimo dijo...

Yo cuando oigo o leo a algún psiquiatra con lo del alma intangible e inmedible o que la genética no interviene para nada en la patología mental no me queda otra que compadecer a los enfermos. Supongo que al principio de la medicina el panorama era más oscuro... y esto me consuela un poco.

Miguel dijo...

Estimado BlackZack:
La ciencia es cosa de personas, de contexto social y puede ser, y es, utilizada como arma.
La ciencia siempre con cuidado y sin grandes alardes, que eso es cosa de futbolistas y no de científicos.
Lo de matar a otro humano.. es deshumanizar, así lo consiguen, hacen que no los veas como a iguales, te colocan por encima y "los otros" pasan a ser cosas.... Eso es lo que hay que evitar, ver a los otros como "no humanos"
Abrazos.

pere dijo...

Casualidades de la vida, leo tu interesante y escabroso post justo después de visionar el "fenómeno finlandés", un portento basado en la CONFIANZA.
Sigo maravillándome de la humanidad, somos capaces de todos los extremos.
Un abrazo,

Juan dijo...

Si públicamente le pegara fuego a la bandera de mi país se me acusaría de antipatriota, pero si le pegara fuego a un trozo del territorio de este mismo país me señalarían como pirómano, pero nadie me acusaría de ultraje a la nación. Esta es la absurdidad de las abstracciones simbólicas, donde las personas pasan a ser cosas, objetos al servicio de las ideas, por tanto con posibilidad de ser deshumanizados o llevados al sacrificio,... al altar de los dioses ideológicos.

Miguel dijo...

Estimada Paula (que raro se me hace el nombre real después de tanto tiempo del virtual)
El sistema ahora lo que hace es dar una paga de 400 € y apartarlos. En pocos lugares hay terapias integrales d everdad, de las de trabajo, relaciones sociales, y empoderamiento. Como me dijo una persona que viene por la consulta después de sufrir un ingreso involuntario motivado por su exnovio: "vendí mi libertad por menos de 400 € mensuales".
Se investigan y financian otras cosas de apriencia cientifica y menos serias en vez de promover los cambios en los factores sociales, que son causa y perpetuadores de mucho sufrimiento psíquico
Abrazos

Miguel dijo...

Hola Noelia, gracias por comentar, siempre que hay problemas económicos se busca un culpable, y es más fácil estar contra los debiles que contra los poderosos, así que los debiles son los culpables. Los primeros recortes siempre son a los más desfavorecidos.
Es curioso cuantas veces al hablar de psiquiatría se acaba hablando de lo social!, como decia un amigo: "la mente está fuera del cerebro, es social".
Un saludo

Miguel dijo...

Anonimo,
No hablo del alma intangible, hablo de cifras de personas,y todo con referencias (mira el articulo original publicado en el Schizophrenia Bulletin vol. 36).
Para intangible la autointoxicación que proponia Kraepelin como origen de la esquizofrenia o el mecanismo de acción de la reboxetina.
Y repito que la genética no interviene en la patología mental, interviene la epigenética. Lee el enlace sobre epigenética,que te dará información y referencias, y así superas la pobre genética.
Por cierto consolarse porque antes era peor es muy triste. Hay que pensar que todacia estamos en pañales y mejorar lo presente basándose en lo que sabemos.
Como siempre lamento que prefieras permanecer en el anonimato.

Miguel dijo...

Estimado Pere:
¿porque nos quiere poner los dientes largos? ¡¿Finlandia?! Pero si allí ser profesor es respetado,...
La humanidad es lo que tiene, que todo se mide en nuestra escala, y somos capaces de llegar a todos los grados de nuestra escala. Pero reitero para hacer esas salvajadas hay que deshumanizar al otro.
Un fuerte abrazo.

Miguel dijo...

Hola Juan:
Totalmente de acuerdo. Gracias por el comentario enriquecedor.
Un saludo.

Lizardo Cruzado dijo...

Gracias por la detallada entrada, amigo Miguel, alguna vez leí por allí, no sé si misericordiosamente, que la genética en cuanto a enfermedades mentales tiene el problema de que posee técnicas de la guerra de las galaxias pero trabaja a partir de diagnósticos de la edad de piedra, apuntando a la disparidad entre los desarrollos de uno y otro ámbito. Justamente en el último número de Schizophrenia Bulletin aparece este texto: Implications of genetic findings for understanding schizophrenia y que tal vez sea de algún interés:

https://docs.google.com/file/d/0Bzq65KRdJ4ToNU1ESElteElzTVE/edit

Un abrazo.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Segimos empeñados en hacer algo en relación con un trato mas amplio del problema, y ya sabes que en lo que nos empeñamos, especialmente Miguel, sale si o si, otra cosa es que sea antes o después.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Lo dicho; me compadezco de ellos enormemente. Espero que un futuro la ciencia logre hacer converger a la genética, la epigenética, la psicología, la neurología, la psiquiatría y a la cultura de las sociedades en torno a la enfermedad mental.

Hace unos años se peleaban entre ellos defendiendo, unos, las sinapsis químicas y, otros, las eléctricas. Ojalá ocurra un ejemplo parecido en el actual contexto.

Un saludo.

Miguel dijo...

Tu comentario actualiza y pone de relieve temas de enjundia que van y vuelven en estos espacios.
El artículo que compartes es de gran interés e intentaré traducirlo a castellano divulgativo (aparte de aparecer mencionado en la introducción de la tesis)
Muchas gracias y un fraternal abrazo.

Miguel dijo...

Estimado Jesus,
Desde Arrecife hasta el mundo...
Un fuerte abrazo

Miguel dijo...

Anónimo:
que sí, que entiendo tu compasión (pero no la comparto, eso de compadecer al otro te coloca con una superioridad peligrosa para ti y los demás) y comparto tus esperanzas, pero que un futuro (cercano) la genética estará superada por la epigenética, y la psicología, la neurología, la psiquiatría, si existen, a lo mejor no existen como hoy. Ten en cuenta que son ciencias muy jóvenes, que pueden fallecer como sucedió con los amanuenses y otras ciencias,.
Aquí no me peleo con otras ciencias, me da igual unas que otras. Bienvenidos los buenos aportes, de donde vengan.

Anónimo dijo...

Ups, tu posición al respecto es mucho más grave de lo que a priori daba a entender el post; los posts de este blog.

¿Compasión y superioridad? Difícil asociación cuanto menos; según yo la superioridad proviene de la arrogancia, del desprecio, de la intolerancia y el odio hacia otros puntos de vista, pero no de la compasión.

No es bastante que "de un solo plumazo" descartas el papel de la genética en la enfermedad sino que además vaticinas que se verá 'superada' por la epigenética cuando, con respecto a esta última, se le podría considerar simplemente de interacción entre genes y ambiente. Tú 'propones' que los genes poco tienen a ver en el desarrollo/patología del sistema nervioso.

¡Menuda ostia le has metido en una frase a la ingente cantidad de neurocientíficos que estudian la maraña de neuronas desde el prisma embriológico!


Increíble.

Disfruta de los "buenos" aportes y descarta los "malos".


Un saludo.

Miguel dijo...

Anónimo, en el RAE dice : compasión. (Del lat. compassĭo, -ōnis). 1. f. Sentimiento de conmiseración y lástima que se tiene hacia quienes sufren penalidades o desgracias.
La lastima no es un buen motor para el trato al otro
La superioridad proviene de una creencia de superioridad, como puede ser el poseer una verdad. Yo tengo muchas dudas y alguna triste certeza.
Entre esas certezas una es que la genética se ve superada por la epigenética (no en el futuro sino hace ya unos años, en mis post lee el de lo mío es genético 1 y 2)
Te solicito que leas las referencias que dejo -sobre todo la que aporta el maestro Lizardo Cruzado en su comentario y el enlace de epigenética que hay en el post-.
Enriquecería este cruce de comentarios que dejases alguna referencia para que esto no quede en un intercambio de opiniones o creencias, sino de avances científicos,
Desde luego, desde el prisma embriológico ya es epigenético, -veo que no estamos tan lejanos- lo genético es previo a lo embriológico. La expresión de los genes puede cambiar. La genética no son letras de molde fijas e inmutables.
Ah, y lo de buenos y malos, lo dejo para los expertos en ética. Con bueno no me refería a la división buenos/malos.... Yo soy clínico y veo más lo útil y lo inútil.
Lamento tu anonimato.

Anónimo dijo...

Miguel, a ver, lejos no estamos, aunque sí hay discrepancias. De hecho, el diagnóstico en la psiquiatría me parece, es, algo muy difícil, Resbaladizo. Difuso. Creo recordar haberte dejado algún que otro comentario (aplaudiendo) sobre esta cuestión. Además, mi opinión con respecto a la epigenética es similar (aunque no idéntica) a la tuya. Entendida como la relación que establecen los genes y el entorno, o aquellos fenómenos que no podemos explicar a través de los genes, estoy convencido de que es un claro factor en el desarrollo del organismo y en la patología de la enfermedad mental, amén de la 'psique' del individuo. Si hiciésemos un experimento con dos gemelos monocigóticos y los sometiéramos a entornos muy distintos (probablemente) observaríamos diferencias entre ellos. Dicho esto, sí divergimos en cuanto a la importancia, e incluso sobre su conceptualización más básica, en la genética. La genética no actúa solo en los primeros estadíos celulares, sino también -aunque tendríamos que determinar de forma clara en el tiempo el concepto de embrión y otro pormenores como son las diferencias entre enfermedades genéticas y enfermedades congénitas- una vez desarrollado el organismo. Partiendo de la base de esto último, pienso que los procesos genéticos -repito, sin excluir a los epigenéticos- también tienen relevancia. Por cierto, no voy a intercambiar referencias bibliográficas contigo. Primero porque no tengo tiempo y en segundo lugar porque no quiero desviar el debate hacia ese plano. Por mi parte quisiera establecerlo en un ámbito más conceptual, más ambiguo, sería el adjetivo exacto.

Genes y entorno, genética y epigenética sería mi propuesta.

Lo de la cita al RAE no sé muy bien por qué es.

Eso de que "la lástima no es un buen motor para el trato al otro" si quieres que te sea sincero es algo que se puede rebatir diciendo "la lástima es un buen motor para el trato al otro". Y tanto tú como yo tendríamos razón.

Yo no poseo ninguna verdad, eso es algo que tú infieres a través de mis comentarios. Yo solo dije que me compadezco del enfermo mental pues (algunos) profesionales de la salud mental descartan posibles vías de acercamiento a la psique enferma. Véase 'apartando' a la genética.

Por cierto, me sorprende mucho que descartes los fenómenos puramente genéticos de una forma tan frontal, ya que yo recuerdo leerte posts hace mucho, mucho tiempo que tenían un claro enfoque... como decirlo... muy científico, muy racional. Me atrevería a decir, impropios de un psiquiatra, tan dados a divagar en muchas ocasiones como si de Egiptología hablásemos.

Supongo que el tiempo no pasa en balde.

Lamento no poder leer lo que me recomiendas además de no aportar artículos o referencias al respecto.


Ya que ahora matizas los buenos/malos aportes en útiles/inútiles, pues lo mismo te digo... disfruta los útiles y descarta los inútiles.


Permites los comentarios anónimos pero lamentas mi anonimato. ¿Permitirías la entrada de ladrones en tu domicilio particular y lo lamentarías?


Un saludo.

Anónimo dijo...

http://www.rtve.es/alacarta/videos/tres14/tres14-identidad/1230989/

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Licencia de Creative Commons
psiquiatriapitiusa.blogspot.com/ by Miguel Ruiz-Flores Bistuer is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Based on a work at psiquiatriapitiusa.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://psiquiatriapitiusa.blogspot.com/.