Páginas

sábado, 21 de mayo de 2011

Comentario a una entrada de sobre lo divino y lo humano

Nuestro compañero de píxeles, Jesús, en ese blog visceral, de cabecita y sin pelos en la lengua, toca un tema importante que viene muy bien en esta ornada de reflexión: la toma de decisiones.
En la entrada defiende -entre otros puntos interesantes- que las decisiones primero se toman y después se racionalizan; que las emociones son las que deciden, antes de que entre en juego la parte racional. Los conocimientos actuales en neurociencias le apoyan.
El ser humano es un ser que busca explicaciones a los acontecimientos internos y externos. Las explicaciones nos calman. 
Es bastante conocido el hecho de que si a un sujeto en estado de hipnosis se le da una orden a realizar tras la sesión de hipnosis, en estado consciente -lo que se llama una orden posthipnotica-, el sujeto la suele realizar -si no va contra sus convicciones morales, éticas ni se pone en peligro-. Pero al preguntarle la razón nunca responde: "porque me has hipnotizado", y muy pocas veces responde :"no lo sé". Casi siempre tiene una justificación preparada.
Es conocido el caso descrito en este libro en el que Milton Erickson dio la orden posthipnótica a un "sujeto" de tirar varios cigarrillos seguidos antes de llevarlos a los labios. Los sacba del paquete y los tiraba al suelo. Para cada uno que tiraba encontraba una excusa diferente sin extrañarse lo más mínimo. (Por cierto, habría que plantearse que en experimentación a las personas se les llama sujetos)
Así que parece ser que primero nos viene la decisión (en este caso orden) de tomar la acción y luego la justificación.

Si lo pensamos un poco más, esto da algo de vértigo. Si no es nuestro yo racional el que rige nuestra voluntad, ¿desde dónde tomamos las decisiones?
Aquí podemos hacer teorías, desde que las tomamos movidos por unas bacterias intestinales que quieren sobrevivir -de lo que hay varios ejemplos en un pdf que no encuentro-; que hay un plan dirigido y nosotros somos meros ejecutantes, como peones en un tablero manejados por otro; que en el fondo tenemos una pulsión tanática y tomamos decisiones para no ser eternos; o la más clásica y más reconocida de que tomamos las decisiones desde las experiencias que hemos tenido.
Las primeras experiencias irían forjando las siguientes y así sucesivamente. Ese bebe, que fuimos nosotros, se va desarrollando y va percibiendo y, en un estado de conciencia, va recibiendo que ante determinada conducta pasa algo que le produce placer o displacer. (Esto da para mucho y es muy interesante pero sobrepasa esta entrada)
Esas percepciones -preñadas de emociones- van forjando "vías neuronales" (es la metáfora que se puede utilizar con el conocimiento actual), y conforme a esas "vías" -concebidas desde la emoción- se irán tomando decisiones. .El Dr J. Manzano tenía una frase genial que lo resumía bastante, parecida a "el cerebro humano nace preparado para ser modificado"
Posteriormente, con más edad y un sistema cerebral desarrollado -desde lo emocional-, crecerá el sistema de creencias, que será la sede de las explicaciones. Así cuando nos pregunten porque no nos casamos diremos “porque creo que la institución familiar como base de una sociedad no igualitaria resulta opresora para la consunción de un objetivo equiparable al desarrollo de la raza humana de una manera sostenible”, en vez de decir “tengo miedo” o “no lo sé” o “no lo tengo claro” o “no la quiero”
Si la vía neuronal fuese de cemento, uno moriría con las mismas ideas que crece pero el cerebro tiene una tremenda plasticidad.
Como dije en otra ocasión lo que cantaba Lou Reed en “pefect day”: You're going to reap just what you sow (otra versión aquí)
Es decir vas a recoger lo que siembres. Si te dan maíz y siembras maíz, entonces recoges maíz. Si recoges maíz, siembras maíz que recoges y siembras y.... así toda tu vida.
Pero si alguien un día te da trigo y no lo tiras. Lo siembras junto al maíz que ya tenías. Así recoges trigo y maíz, siembras trigo y maíz,.....Hasta que un día tienes más trigo que maíz, aunque hayas nacido recibiendo sólo maíz.
Esto de que de repente recibas otro cereal diferente del que siempre has recibido es lo que se denomina “experiencia emocional correctora” y actúa gracias a la, no siempre bien ponderada, plasticidad cerebral.
Pero volviendo al tema, en mi opinión, las decisiones se toman desde toda una biografía emocional. Quizás sin otra finalidad más elevada que evitar el displacer y buscar el placer (que a veces es muy extraño). Las explicaciones racionales que les damos son excusas, lo verdadero queda en un plano emocional muchas veces inconsciente.

Entrada previa en este blog donde voy sobre estos temas:
la mirada y la sonrisa de un bebe

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Por tanto Miguel estaría bien desde este punto de vista sobre el por que y como se toman las decisiones, complementarlo cuando te venga bien,... con las llamadas decisiones creativas, o los actos creativos, o las expresiones dios mediante cualquier herramienta de la creatividad, como no la intuición cuasi profética, y habrás completado la parte que falta a tu ensayo,...."La Divina".

Es un placer leerte...

Juan Manuel

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Que te puedo decir....que gracias como siempre por leerme y entiendo que valorarme, y que has incluido unas reflexiones interesantísimas que creo que complementan-mejoran lo dicho en mi entrada.
Abrazos.

Anónimo dijo...

Sí, es muy probable que lo que la neurociencia apunta sea cierto. Al menos en mi caso, 'lucho' por tomar decisiones de forma racional, pero reconozco que >50% de las ocasiones me guío más por lo afectivo o emocional.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Licencia de Creative Commons
psiquiatriapitiusa.blogspot.com/ by Miguel Ruiz-Flores Bistuer is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Based on a work at psiquiatriapitiusa.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://psiquiatriapitiusa.blogspot.com/.