Páginas

viernes, 4 de marzo de 2011

La autorevelación en psicoterapia


En las psicoterapias -formales- suele haber unos presupuestros teóricos, y sobre estos presupuestos se desarrollan, experimentan y consolidan unas técnicas. Por ejemplo, si en tus presupuestos teóricos se admite la existencia del inconsciente como un lugar de recursos y se admite que el paciente por si solo puede arreglarse, se permite experimentar con la técnica de decir “yo no puedo hacer nada por ti”. Si funciona -porque muestra su utilidad- y es cabal con la teoría que la sostiene se acepta
Para poner un ejemplo sencillo las técnicas son como herramientas: esta la técnica del martillo, la del destornillador,la de la llave inglesa...  y las utilizamos.
¿que técnicas sirven?
Pues en psicoterapia parece que todo sirve. Solemos decir que siempre hay una escuela que justifica lo que hagas. Si no hablas al paciente/cliente: frialdad psicoanalítica o distancia terapéutica; si te vas de copas con él: terapia de Rogers, si le pides que haga el pino tres veces en ayunas: psicomagia de Jodorowsky... y si a esto le añadimos que ahora está eso que llaman "eclecticismo" -que opino es un batiburrillo de “coge lo que quieras de lo que quieras mézclalo y usalo como te venga en gana”- veremos que, a no ser que exista una buena formación, se pueden saltar los presupuestos teóricos para hacer lo que venga en gana. En la caja de herramientas/técnicas hay gente que mezcla monedas, destornilladores, bocadillos de ternera, periódicos viejos, zapatillas y pasta de dientes. Eso es no tener presupuestos teóricos. Otros tienen las cosas más ordenadas. En ocasiones demasiado ordenadas y eso a veces incapacita un poquito.
En mi opinión -y según los presupuestos teóricos que acepté- creo que cualquier terapeuta debería estar “pasado por terapia” para evitar que sean las debilidades neuróticas (o perversas) del terapeuta las que hacen elegir una u otra técnica según el momento y el paciente, en vez del conocimiento y la experiencia de "nuestros mayores", la ordenada caja de herramientas.
¿Porque presupongo que los bienintencionados terapeutas no son gente sana? Por dos motivos: el primero por que  la cabra tira al monte, y el segundo porque cuando los estudios de personalidad realizados con estudiantes de psicología (una muestra habitual), se realizaron en otras facultades bajó el índice de neuroticismo y psicoticismo
Todo esto sirva como presentación para una técnica habitual: la autorevelación. Una técnica que consiste en que el terapeuta ofrezca datos personales en el transcurso de la terapia. Esta técnica esta considerada como “no apta” por algunas escuelas. Ya que en sus presupuestos teóricos admiten que el paciente ha de imaginar/proyectar sobre el terapeuta, y si bien no se puede evitar que se imagine sobre una base real, creen que no es útil apoyar la base real. Opinan que esta curiosidad del paciente hay que interpretarla y analizarla. Otras escuelas ven útil esta técnica, dicen que  el terapeuta ha de colocarse a la altura del paciente y ser todo lo cercano posible. La mayor parte de las escuelas están de acuerdo en que hay que utilizarla en contadas ocasiones y con cuidado. Se considera una técnica poderosa y ya sabemos que un gran poder conlleva una gran responsabilidad.
¿Cuando no es utilizada desde una escuela teórica si no que responde a los problemas personales del terapeuta?  Por ejemplo cuando el terapeuta lo que busca es ponerse como ejemplo para el paciente. El terapeuta está para escuchar, para dar lecciones está la vida y los maestros. 
O cuando el terapeuta da las soluciones que a él le han servido como si lo bueno para él fuese bueno para todos (error habitual en principiantes entre los que me encuentro)
O cuando busca iniciar una relacion fuera de la terapia. Uno busca a los amigos en sus relaciones sociales, y a los fontaneros, abogados, cocineros, etc...en el listín telefónico o en internet, no en la consulta. Además si el paciente/cliente encuentra un amigo y no un terapeuta no hay relación terapéutica. Esta es la máxima perversión y esta condenada en varias escuelas.
Es decir, ¿puede el terapeuta desvelar datos de si mismo?
Si, pero solo si es en beneficio del paciente y desde un modelo teórico.
Lo que más cuesta de aprender cuando aprendes a hacer psicoterapia no es a decir cosas, sino a callar lo  que no es útil para el paciente y se te ocurre.
Espero haberte contestado Anna y espero que esto genere debate y entradas en otros blogs de esta cuerda
 ;-)

17 comentarios:

Jose Valdecasas dijo...

En otras épocas, te hubiera dicho que la autorevelación es inaceptable (el psicoanálisis, ya se sabe, que existe e insiste...). Pero vivimos, por suerte, épocas de flexibilidad. Creo que puede ser útil en determinados momentos, pero escasos y siempre son sumo cuidado. Y por supuesto, depende de qué reveles: no es lo mismo contar que estás casado que largar tus traumas infantiles...

En cualquier caso, y dados los riesgos, creo que es mejor equivocarse en no usarla que en usarla de mala manera.

Ya se sabe, una inyección de adrenalina en el corazón, tipo Pulp Fiction, puede ser útil, pero no hay que usarla sino es con cuidado y en caso de necesidad.

Besos y abrazos.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Efectivamente, en todas las escuelas es algo que se debate, o de lo que se tiene una opinión formada o una directriz. Las posturas van desde la precaución, hasta el desaconsejar absolutamente esa practica. Por tanto, estoy cercano a la postura de Jose al respecto. Con cuidadin y cuando tu juicio te diga que es conveniente.
Abrazos.

Lizardo Cruzado dijo...

Didáctica entrada, amigo Miguel, y fiel al lema que enarbolaste en el encabezado de tu blog. Cómo no estar de acuerdo con lo que escribes. Siempre es un gusto leerte, claro, y agradezco siempre tu recuerdo fraternal.
PS. Saludos a aquella colega y paisana mía allá en Ibiza.

Maribel Rodríguez dijo...

Buenas reflexiones, sobre un tema al que seguramente muchos le hemos dado vueltas.
También he escrito un post, hace unos meses, sobre este tema. Os invito a echarle un vistazo en mi blog e intercambiar impresiones:
http://maribelium.blogspot.com/2010/07/hasta-donde-podemos-contar-nuestra-vida.html
Saludos
Maribel

Miguel dijo...

Jose, es verdad, uno acepta unos presupuestos teóricos y unos principios. Principios que se llaman así por lo que duran, solo el principio, luego la realidad hace que se pase el principio....
Besos y abrazos

Miguel dijo...

Jesús esto de estar todos de acuerdo.... me voy a preocupar.... ;-)
Por cierto, la gente joven que fue a escuchar ¿crees que entendió algo? ¿crees que lo que oyó soportara la deformación de la universidad y el PIR?
Yo espero que si, pero tengo dudas...

Miguel dijo...

Lizardo, que alegria saber de ti, y volver a leer tus certeros adjetivos y figuras retoricas sabiamente colocados. Espero acceder pronto a leer o tu maestría o tu nueva aventura literaria que te mantiene lejos del blog.
Un abrazo.

Miguel dijo...

Hola Maribel,.. es verdad, lo tenía en algún lugar del inconsciente/memoria al que no pude acceder, porque lo leí hace tiempo y recuerdo que me resulto muy atractivo porque era muy práctico, muy del día de a día. Los compañeros "de las trincheras", es decir de primera linea de fuego en la salud mental, con poco tiempo para publicaciones de n=100, pero tiempo para reflexión están en la línea de tu articulo por lo que veo en los comentarios.
La verdad yo veo útil el decir "no hay que hacerlo" para que se haga poco y con cuidado
Un saludo.
Por cierto ya me leí el de espiritualidad que publicaste en psiquiatria.com. Muy completo, muy correcto y muy bien documentado. No había mucho hueco para comentarios..

Karen Morrison dijo...

Yo tuve un psicólogo que siempre se mantuvo al margen en ese tema. Un día ya no me dieron ganas de hablar y le pregunté cosas no tan reveladoras, digamos, como con quién vivía, qué hacía o por qué era soltero aún? creo que nunca se molestó, al contrario, respondió siempre con humor. A mí me dio mucha más confianza, es cierto, pero escuchar ya su perspectiva sobre las mujeres o la soltería o esas cosas, afectó mi forma de contarle las mías, empecé a verlo como un hombre común, un hombre a fin de cuentas, y aunque aún lo aprecio mucho y cada vez que lo encuentro por la calle conversamos, sé que no puedo regresar a llevar terapia con él.

No sé realmente si se deba a ello, pero creo que a veces los pacientes no nos damos cuenta que ellos, ustedes, también son seres humanos, y bueno, creo que cuando nos damos cuenta, eso asusta un poco.

Mi opinión, en este caso, sigue asaltada por la duda.

Saludos,

K-M-

Miguel dijo...

Gracias K-M-, es curioso lo que dices; siempre pensé que asustaba más vernos como "raros" que como humanos. Supongo que en una terapia hay un tiempo para cada frase, el tema es acertar en el tiempo y la frase.
Saludos,

Jony Benitez dijo...

bravo. Lo mejor es este detalle de imprescindible pasar por un lavado y engrase. Como saber de algo si no lo has probado.

enhorabuena
abzs

Miguel dijo...

gracias Jony.
¿crees que los psi del congreso nacional y otros festejos resistirían psicoterapia?... Si ellos están bien...
Y otros han retirado el término de "psicoanálisis didáctico" porque facilitaba/era un tipo de resistencia
Abrazos

Gustavo dijo...

Es un tema interesante que es muy difícil de operativizar en una regla objetivable (diría que creo saber cuándo procede, pero no sabría definirlo con mucha precisión, así que la cuestión es necesaria). Y creo que hay al menos un tipo de ejemplo propio que se salva: el usar una experiencia personal de no-éxito/confusión/desengaño precisamente como modelo de lo absurdo del seguir modelos (digamos: como humanización del error como proceso vital). Claro que como Karen señala, no en cualquier momento, pero en sí, idealmente, en algún momento. El terapeuta oráculo es más nocivo que el terapeuta imperfecto humanizado, de toda la vida. Creo.
un saludo

Maribel Rodríguez dijo...

Miguel, yo no aplicaría el "no hay que hacerlo", sino que me plantearía que si lo hago hacerlo con prudencia, con experiencias que sirvan para que por una parte el paciente entienda que puedo entender qué es el sufrimiento y por otra darle algún ejemplo de autosuperación, a modo de modelado a través de un obstáculo superado. Mis pacientes me han dicho más de una vez que les ayuda mucho que cuente alguna anécdota personal para ejemplificar lo que les pueda estar explicando. No es que lo haga mucho, pero cuando lo he hecho, en general ha sido útil.
Y gracias por leerte mi artículo, me alegro de que te haya interesado.
Saludos
Maribel

Anna dijo...

Entonces se podría decir que es algo útil sólo si se sabe hacer. De manera moderada y con fin de ayudar sobre todo al paciente. Supongo que durante una terapia, el psicoterapeuta, al dar su opinión, sería desde la perspectiva que adoptaría al ponerse en el lugar del paciente, ya que como dices, el que algo le haya funcionado a él no significa que funcionará con todos.

Es bueno saberlo, y aunque algo tarde, gracias por responder (:
Aún no me decido acerca de estudiar Psicología o ya sea Medicina para Psiquiatría, pero lo seguro es que del rango de las psicociencias nunca saldré(?).

Anónimo dijo...

Como puedo hacer para ponerme en contacto via mail con el administrador de la pagina? Saludos Len

Miguel dijo...

Hola Len...
Tendré que ponerlo en algún sitio....
es miguelpsq@hotmail.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Licencia de Creative Commons
psiquiatriapitiusa.blogspot.com/ by Miguel Ruiz-Flores Bistuer is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Based on a work at psiquiatriapitiusa.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://psiquiatriapitiusa.blogspot.com/.