Páginas

viernes, 25 de febrero de 2011

No me meto en si existe o existe (el libre albedrío) pero...

Ya he expresado en varias ocasiones mi desconfianza hacia el reduccionismo biológico, en general. Considerar a los seres humanos como "cuerpos esclavos de una bioquímica”, obedientes a sus neurotransmisores y hormonas, es un error en la concepción del ser humano y del mundo.
Mi desconfianza hacia este tipo de simplificación indiscriminada proviene de las consecuencias que surgen de esta tesis como puede ser el negar el libre albedrío. No soy quien para hablar sobre este tema que me supera. Creo que va más allá de la psicopatología, las neurociencias y mis conocimientos; pero creo que una de las consecuencias de pensar que el ser humano es "esclavo de sus vísceras", es concluir que el ser humano no tiene responsabilidad. La responsabilidad personal, las decisiones que tomamos pasan a un: "no soy yo, que son mis genes". Yo creo que, como decía un compañero mío, existe una voluntad más allá de los neurotransmisores y los genes. Mi opinión es que los seres humanos somos responsables de las decisiones que tomamos. Creo que existen motivaciones inconscientes para tener unas u otras preferencias pero las acciones que llevamos a cabo se deben a nuestras decisiones. Somos responsables de nuestra vida.

Esta intuición de la necesidad de creer en la existencia del libre albedrío se ha visto reforzada por la publicación de dos experimentos publicados en el rincón de la psicología, 
Lo llamativo de estos experimentos es que el simple hecho de leer unas frases que indicaban que la responsabilidad de los actos no es de la persona, si no del cerebro de la persona, potenciaba conductas antisociales. Si esto es así, difundir la teoría de que uno es sólo producto de la genética, que todo está en la bioquímica, que la responsabilidad individual es de los genes y de los neurotransmisores ¿para que sirve? Quizás sea exagerar, pero se podría decir que según estos experimentos científicos, la filosofía biológica reduccionista de "somos lo que son nuestros neurotransmisores" es una filosofía que promueve las tendencias antisociales.
Un ejemplo típico de error basado en la biología reduccionista -y mal entendida- es la excusa de que como los hombres tenemos testosterona nuestro comportamiento es más violento y promiscuo. Esa frase de machito de “no soy yo, es mi testosterona”. Pues bien, el ser humano ha debido de cambiar mucho de hormonas en una década, ya que hace 10 años las denuncias de violencia intrafamiliar por parte de adolescentes eran casi todas protagonizadas por varones y en 2009 las chicas fueron las agresoras en un 40% de las denuncias. Así que o bien a las mujeres les ha salido testosterona -de repente- o bien el ser humano no es, simplemente, un esclavo de su biología. Quizás el ser humano,  se vea afectado por su biología, pero no esclavizado por ella.
Además para reforzar esta idea de nuestra capacidad para estar por encima de nuestras vísceras dejo esta frase:  "Estaríamos por tanto biológicamente determinados para no estar completamente biológicamente determinados. Estaríamos determinados genéticamente para ser libres. El hecho de la plasticidad obliga por tanto a un replanteamiento totalmente nuevo de la cuestión del determinismo."
Al que le haya gustado la frase aquí tiene el artículo completo.

14 comentarios:

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Y este es el tema esencial y crítico en esto de la salud mental. Creo.
Saludos

Miguel dijo...

yo también soy creyente.
Es más fácil pensar que no. Cualquiera puede tener un móvil, una necesidad, un interés y un beneficio ;-) en pensar "no soy yo". Ese "it´s beyond my control" que tan acertadamente se tradujo por "no puedo evitarlo" del vizconde de valmont en las amistades peligrosas
http://www.youtube.com/watch?v=cjUmvHBgHr0
Saludos

Anónimo dijo...

Bueno, a mi personalmente me gusta enfocar el tema del libre albedrío desde la perspectiva que asume la partícula "Yo". Yo y mis genes, Yo tengo una enfermedad, Yo y mi biología, como si hubiera un "Yo" psicológico totalmente separado de un Yo biológico. Un "Yo" psicológico que asume que tiene o no tiene testosterona. Cuando realmente "Yo" soy la testorena, Yo soy los genes, y "Yo" no llevo a cuestas una enfermedad soy la enfermedad...., entonces habría que dilucidar que libre albedrío no nos habla de toma de decisiones si no de la identificación que desde un "Yo" psicológico reclama y se atribuye las decisiones, que corresponde a un funcionamiento global de un individuo siempre condicionado por el medio ambiente. El tema del libre albedrío es un problema por que apunta al "Yo" narcisista_egocéntrico que se ha separado de su cuerpo por que se quiere adueñar de el mismo.

Juan Manuel

Miguel dijo...

me cuesta tanto ver esa separación de res cogitans res extensa...
Libertad para elegir, a veces entre peste y colera pero libertad para elegir. Y responsabilidad de tus elecciones, mediadas por cuerpo,contexto, genes,y parásitos intestinales (el deseo de ser comido por un gato)... La ignorancia -quizás- como excusa pero poco más...
yo como yo... no me puedo querer adueñar de lo que ya poseo

Anónimo dijo...

Pero que es lo que elige entre Coca Cola y Pépsi, una totalidad que procesa en el 99% de manera inconsciente en base a multitud de información vieja y nueva, que va desde la memoria hasta los condicionamientos, desde los humores hasta la temperatura del medio, desde el equilibrio corporal hasta la difusa ilusión de una ideología.

Por tanto "Yo" como "Yo" no me puedo apoderar de lo que ya poseo......

Pero lo intenta asumiendo la responsabilidad "Dios" mediante la culpa si hay un error, mediante el orgullo de saberse un lince por que escogió correctamente, a lo mejor simplemente fue fruto de la manipulación publicitaria junto a una adicción al azúcar.

Por tanto libre albedrío nos habla de la injustificable sensación de un "Yo" psicológico que cree ser dueño de su vida y sus decisiones, por que no puede poseer lo que fluye y sobre lo que no tiene control, por que incluso para poder elegir entre la peste y el cólera necesita apestados encolerizados que le provean.

JM

Miguel dijo...

ni culpa ni orgullo, pero si responsabilidad.
(vale, también algo de culpa y algo de orgullo)..
Nadie dice dueño de su vida, pero si de sus decisiones.
Decidimos, elegimos, optamos, y es uno mismo el que elige, con su contexto,....
Mira, si uno recoge trigo, siembre trigo, y así sucesivamente ("You're going to reap just what you sow" que decía el filósofo Lou Reed)pero un día buscas y encuentras cebada, porque la cebada se cruza por tu camino, en el mundo hay de todo...
Así que plantas trigo y cebada y recoges ambas, cada vez plantas más cebada y al final llega un día en el que siembras cebada y recoges cebada.
Y se ha modificado tu contexto, se han modificado tus genes, te has modificado tú,o tu "Yo"

Jose Valdecasas dijo...

Vaya temita...

El problema del libre albedrío es el problema de la libertad humana. Decía Kant (creo) que aunque no puede demostrarse que tal constructo exista, hay que comportarse (que de hecho es lo que hacemos) como si existiera. Porque sin libertad no es posible una ética digna de ese nombre. Adiós a la responsabilidad y, de paso, adiós a la humanidad (sobrevalorada o no, pero ése es otro tema).

Sartre (francés alegre donde los haya) hablaba del concepto de "mala fe", para referirse al intento de evadir la responsabilidad de los propios actos recurriendo a la causalidad, al "no pude evitarlo, porque mis (a escoger una o varias de las siguientes: vivencias infantiles/genes/patrones educativos/contextos culturales/hemorroides) causaron de forma inevitable que yo hiciera tal cosa". Eso es la "mala fe".

De todas maneras, algún físico que no recuerdo ya dejó dicho que desconfiaba un poco de la noción de libre albedrío... Se preguntaba cómo toda la causalidad, toda la cadena de causas y efectos en el universo macro y microscópico, desde el big bang hasta hora caminaba con paso imparable para, de repente, frenar en seco mientras yo miro una carta de postres, usando mi "libertad" para decidir qué viene a continuación...

Lo dicho, vaya temita...

Besos y abrazos.

Miguel dijo...

Y yo citando a Lou Reed...En el enlace puedes leer que Kant estaba en lo cierto según la ciencia. Perdón por el lapsus, quería decir según los experimentos autodenominados 100tíficos.
Y estoy en desacuerdo con ese físico, no creo que haya cadena de acontecimientos, creo que hay acontecimientos, una nube de ellos. No veeo carretera fijada, veo campo y campo...y veo responsabilidad como individuos y como miembros de una comunidad. (Toma frase a lo Obama...)

Miguel dijo...

y si, vaya temita... Me meto a veces en unos jardines...
Besos y abrazos compañero.

Anónimo dijo...

Responsabilidad, hacerse responsable nos habla de aceptar el resultado de nuestros actos que son fruto de una inmensa red que se nos escapa. Llamémosle "Humildad" que es el contrapunto de culpa/orgullo pa lo bueno y pa lo malo, que a la vez opera como un Input con los nuevos datos que aporte para operar de manera diferente, pero eso mismo es un proceso que esta mas allá de nuestra voluntad, si no no tropezaríamos dos veces con la misma piedra, sin embargo tropezamos.

En fin yo no soy un profesional de la mente pero el Yo consciente y su centro de decisiones parece ser una construcción temporal, variable/fluida pero sobretodo condicionada y en el instante de la decisión, algo decide, pero no es el "Yo" psicológico que es el único que en su delirio se piensa que es libre, y eso si que es determinismo. Sin embargo si el "Yo" consciente asume su humildad y responsabilidad de saberse que no tiene libre albedrío pues pertenece a un extensa red interdependiente añadirá un Input mas valioso que una ilusión, cooperara con la inteligencia natural mediante la apertura de la intuición o revelación/creatividad, permitiéndose ser un canal de esa holistica inteligencia natural que lo sobrepasa. eso se divide en tres paso, Atencion, Silencio y Respuesta espontánea que ha salido y nadie sabe como ha sido. Entonces se escucha aquello de "EUREKA" y actúa de manera digamos impersonal.

Juan Manuel

Miguel dijo...

la entrada viene motivada por los estudios que han publicado en el rincón de la psicología sobre las consecuencias de no creer en el libre albedrío (enlazado en la entrada) -que parece ser que se le ocurrió antes a Kant-, y la lectura del artículo de neurociencias sobre la huella psíquica (enlazado en la entrada)
Lo que dices de atención silencio respuesta me parece interesante. Me recuerda los trabajos de gruzelier sobre distintos estados de conciencia y soluciones y problemas y decisiones,...
Pero no es eso lo que planteo aquí.
Las decisiones, sean tomadas desde la voluntad consciente y reflexiva o desde la meditación sufí son del que las toma.
Si decido lanzar una moneda al aire y si cae cara lo hago, si cae cruz no lo hago, es delegar la decisión en una moneda, pero esa es tu decisión personal.La moneda no es responsable. Tú has optado por ceder responsabilidad, es tu responsabilidad.
No es orgullo, ni pensarme "dueño del universo" o "controlador de mi destino". Es asumir que algunas cosas pasan porque si y otras por que me las he buscado. Pero no todas por que si.
Quiero decir, si gasto mis ahorros no tengo dinero, puede que me toque la lotería o que quiebre el banco, pero yo tengo una responsabilidad aunque los accidentes (en ambos sentidos) existan.

Anónimo dijo...

Entiendo el punto, retrocedamos pues . Tu hablas de " Responsabilidad Personal", y yo replico que no hay nada personal en ti, absolutamente nada.

Ni tu origen por que no elegiste libremente a tus padres, espíritu de la época, educación, medio ambiente, ni genes ni raza, ni color del pelo.
Ni tu conciencia es tuya por que es la conciencia humana, ni tu estructura neuronal por que no es personal es la del ser humano.
Ni tus posibilidades ni potencialidades.

Por tanto Miguel es una responsabilidad impersonal fruto que esta previamente determinado por la potencialidad y posibilidad de la Biología Humana, vamos que hay millones de pinos pero es el mismo pino, con las potencialidades posibilidades de un pino que enfrenta unas condiciones únicas aunque no muy diferentes de las del resto de pinos.

Somos seres biológicos que desarrolla un psiquismo complejo, pero no hay separación, el "Yo psicológico" tiene su causa biológica y no puede haber mas voluntad que la posibilidad biológica permita, no hay un esclavo de las vísceras por que solo hay vísceras, no hay un esclavo de los genes por que solo hay genes, no hay un yo psicológico mas que como una imagen idea que no va ir al cielo cuando el cuerpo biológico deje de funcionar.

El determinismo es biológico por que no hay nada mas que biología. Lo que trato de expresar es que la responsabilidad impersonal esta por encima de la falsa responsabilidad personal por ilusoria, tu representas a toda la humanidad, eres biología. Si eres un psicópata como si eres el mismísimo Einstein no hay nada de personal en ello, canalizas unas posibilidades previas a tu idea de ti mismo.

Juan Manuel

Miguel dijo...

Por partes....Evidentemente no he elegido mis condiciones, mi contexto, pero lo he podido modificar a lo largo de mi existencia. Mi estructura personal es exclusivamente mía, constituida a lo largo de un devenir. Si me hubiese arrancado un trozo de frontal, consumido otros tóxicos, comenzado a meditar mucho antes,... mi estructura cerebral/neuronal sería diferente.
Si yo fuese otro igual que yo, yo no sería yo. Los gemelos univitelinos, homocigoticos son diferentes con el paso del tiempo, parecidos pero diferentes.
la diferencia entre el pino y el ser humano es la huella psíquica. El pino no se automodifica, no se acerca o aleja del incendio, no se acerca o aleja del agua, no modifica su medio ni se pregunta sobre él..... el ser humano si. Nuestra biologia la hemos ido modificando, y nuestras conductas no son sólo de la biologia (te recuerdo el dato de violencia entre adolescentes y la espectacular subida de los delitos cometido por chicas). Si solo fuese biología no existiría evolución cultural, solo biológica.
Hay algo por encima de la biología (ciencia que estudia la vida) que es la vida en si.
Respecto a ser un psicópata o einstein creo que es personal. Todo en esta vida es personal porque no la vivimos enajenados, la vivimos como personas. Las decisiones que tomamos configuran nuestra vida. Sujeta a un devenir que no controlamos pero en el que tenemos margen de decisión. De todas maneras creo para cada uno el mundo es como cree que es. si yo creo que existe el libre albedrío veré que lo tengo. Si creo que no existe no lo poseeré. Te remito a las fuentes de los textos citados para ver las consecuencias.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Dices, ...- Mi estructura personal es mia?

Es decir esta la estructura y estas tu que la posees?. Tu estructura es igual hace 30 años que ahora ?, y si no es igual quien es ese "TU" permanente al cual se le modifica la estructura?. Y aquí radica todo el quid de la cuestión, que tu nunca puedes ser otro, por que ni siquiera puedes ser "Tu", en tanto que la impermanencia completa arrasa en un fluir constante con todo lo anterior, personalidad y corporalidad. El hecho de que lo vivas como personal, mas parece que el ultimo "Tu" se hace cargo a través de la memoria de los anteriores "Tu"......

Resumiendo para ser tan personal, todavía no me has señalado que es eso personal que se mantiene entre el nacimiento y la muerte.

La moraleja es esa precisamente que tu nunca puedes ser otro, por que ni siquiera puedes ser "Tu".

Por supuesto que hay consecuencias sobre lo impersonal o el libre albedrío cuando se posicionan como preceptos ideológicos, pero yo hablo con Miguel sobre la impermanencia del "No_Ser", sin mas pretensiones que reflexionar para crecer.

Un placer conversar contigo Miguel.

Juan Manuel

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Licencia de Creative Commons
psiquiatriapitiusa.blogspot.com/ by Miguel Ruiz-Flores Bistuer is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Based on a work at psiquiatriapitiusa.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://psiquiatriapitiusa.blogspot.com/.