Páginas

martes, 19 de junio de 2012

Nueva entrada

En alguna ocasión en este y otros foros hemos hablado de la obra de Bartolome Llopis sobre la psicosis única. El tema es denso y difícil conceptualmente. Abordar hoy día, en estos tiempos de taxonomias, de atomización del saber y de creación de microespecialidades dentro de las subespecialidades, la idea de que la enfermedad mental es unitaria, es un tema complicado y peliagudo. Por fortuna soy un tipo sencillo, que rehuye de los polisilabos y que con las ideas complejas, no me sale complicarme más. Así que daré pinceladas aquí y allá en diferentes entradas para que leyéndolas -a distancia- den una imagen clara de este punto: que la taxonomía actual de la psiquiatria corresponde a una serie de errores. 
La psiquiatría se inició bien pero se extravió por el camino y en estos momentos o reflexiona y se corrige o esta abocada a su desaparición. Pero esta conclusion llegará en varias entradas.
Para empezar por el principio retrocedamos a los inicios de la psiquiatría. Es una buena discusión el cuándo empezó la psiquiatría. La locura -o su representación- existe en casi todos los pueblos y culturas; la psiquiatría no. Es decir: no van de la mano.  
La enfermedad mental (que no las enfermedades mentales) se puede ver como un mal del cuerpo o sobrenatural. En nuestro mundo occidental ya Cicerón en Lúculo habla de comportamientos disparatados explicados por fenómenos médicos. Tienen lugar sin intervención de las alteraciones del humor (desde la ira a lo jocoso) de los dioses. Siglos más tarde los últimos coletazos de lo sobrenatural los da Johann Joseph Gassner, (1722-1779) célebre exorcista, que divide sus exorcismos en dos: auténticos endemoniados y alteraciones del cuerpo con síntomas de endemoniados (naturales y preternaturales). Este cura es objeto de una investigación por sus prácticas. Mesmer forma parte de la comisión que lo investiga. Determinan que no es un embustero, sino un ignorante. El buen cura sana por magnetismo -algo científico en la época- pero sin saber que lo está haciendo.
A esas alturas de los siglos la medicina ha acaparado la mayor parte de la sintomatología mental en la sociedad. En otras culturas la patología mental aún se ve por intervención divina, pero desde finales del siglo XVIII, los dioses, en Europa y su area de influencia, han perdido mucho poder.
(No quiero incidir demasiado en la concepción social actual en el tema de crisis psicótica,  pero no puedo dejar de recomendar la lectura de Stalisnav Grof del que podéis conseguir un libro aquí)

En tiempos de la revolución francesa se consideraba que los "insensatos", los enfermos mentales, tenían una enfermedad médica. En ese momento el gobierno -que estaba en plena separación de poderes, apartando a la Iglesia del Estado- no puede permitir que enfermos, huerfanos y pobres estén en manos de las ordenes religiosas. En su proceso de secularización, elimina a los religiosos de los cuidados que corresponden al Estado, y pone médicos para ocupar su función. (Los mayores del lugar os pueden contar que las ordenes religiosas en España, no han salido de manicomios y hospicios hasta finales del siglo pasado, y no en todas partes.)
Los médicos entran en las casas asilares con su instrumento de trabajo: la historia clínica. Así en la amalgama humana de desamparados que allí eran acogidos, separan a los enfermos, los hasta entonces denominados insensatos, del resto.
En otoño del 1793 Pinel toma la dirección del Hospicio de Bicêtre. Pinel es quien formula: "de una forma precisa la demarcación entre la locura, concepto social y cultural, y la alienación mental, termino propiamente médico" (1)
Hay un texto de Pinel que me parece de rabiosa actualidad, que transcribo para reflexionar respecto a la actual psiquiatrización de conductas o incluso de efectos secundarios de la medicación:
"La afortunada influencia ejercida durante estos últimos tiempos sobre la medicina por el estudio de otras ciencias tampoco nos permite dar a la alienación el nombre general de locura, que puede tener una amplitud indeterminada y extenderse a todos los errores y extravagancias de que es susceptible la especie humana, lo que, merced a la debilidad del hombre y a su depravación no tendría límites. ¿No habría que incluir entonces en este apartado todas las ideas falsas e inexactas que se forman sobre los objetos, todos los errores descollantes de la imaginación y del juicio y todo lo que irrita o provoca deseos fantásticos? Sería como erigirse en un censor supremo de la vida privada y pública de los hombres, y abarcar bajo ese punto de vista la historia, la moral, la politica e incluso las ciencias físicas, cuyo campo de acción ha estado contaminado tan a menudo por brillantes sutilezas y desvaríos."
Aquí tenemos unas declaraciones -que ahora serían tildadas de antipsiquiatría por algunos- escritas en 1809 por el padre de la psiquiatría.
Pinel habla de cuatro formas de alienación mental. Llamo la atención sobre el hecho de que habla de "formas" de una única alienación mental, es decir, la alienación mental es una sola. Aún cuando su discípulo Esquirol añada la malhadada lipemania como quinta forma sigue siendo una sola enfermedad mental. Elimina de la alienación a la frenitis, esas afecciones febriles con síntomas mentales conocidas desde la medicina griega, y las intoxicaciones.
Pero no olvidemos que Pinel es médico, y en esa época la medicina comienza a crear su taxonomia. Hablamos de tiempos en que ya estan consolidados los trabajos de Linneo (1707-1778) con sus clasificaciones, o las observaciones de  Anton van Leeuwenhoek (1632-1723).  El doctor Auenbrugger había iniciado un nuevo camino para el diagnóstico y la escuela de París afirmaba la necesidad de diferenciar las enfermedades físicas entre si. Si los alienistas querían quedarse entre los médicos deberían de seguir sus pasos. La noción de la enfermedad mental como algo único se oponia a las divisiones categoriales de las enfermedades médicas.Los médicos comenzaban a poner su nombre a enfermedades, signos, variantes de enfermedades, casos únicos,.... Los alienistas no quisieron quedar atrás y comenzaron a dividir la alienación en diversas enfermedades mentales y dejar su nombre a signos.
El proceso no fue así de simple, hay muchos otros factores para abandonar la alienación mental como una única enfermedad diviendola en múltiples categorias, pero muchos de esos factores aparecen más basados en lo social que en lo científico. Si bien en la Historia no se puede separar fracciones y aparece todo correlacionado, nuestro interés aquí es mostrar que el fin del paradigma de la alienación mental, una única enfermedad para referirse a todo no es atacada por la ciencia misma desde las investigaciones en psiquiatría, sino desde la exigencia de la medicina.
El principal  investigador de las enfermedades mentales (en plural) es Falret, célebre por describir la locura circular, que buscaba "imprimir a nuestra especialidad un movimiento progresivo por una vía diferente".
Para no extenderme demasiado ya continuaré sobre el extravío de nuestro oficio en posteriores entradas.
De momento incidir en el error de una taxonomía que se inicia por presión social sin los conocimientos técnicos necesarios para ello.

3 comentarios:

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Que bueno. A la historia nunca se le ha dado la importancia que merece. En las profesones "Psi" debería de ser una de las asignaturas mas importantes, no solo de obligado estudio, sino de obligada comprensión.
Quiero mas.....

pere dijo...

Hace poco leía (de la pluma de Marino Pérez Álvarez') que "El propio estudio de la esquizofrenia es él mismo esquizofrénico".

Ahora me dices que antes de Szasz, Laing, etc. resulta que el 'padre de la psiquiatría' ya era 'antipsiquiatra' ¡toma ya!

¿estamos ante una refundación de la psiquiatría?

abrazote!

Jordi Badia dijo...

Si es que tenemos muy mala memoria, por eso cometemos las mismas torpezas una y otra vez. Yo también quiero más.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Licencia de Creative Commons
psiquiatriapitiusa.blogspot.com/ by Miguel Ruiz-Flores Bistuer is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Based on a work at psiquiatriapitiusa.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://psiquiatriapitiusa.blogspot.com/.