Páginas

miércoles, 4 de agosto de 2010

lo mio es genético (2/2)

Siguiendo con la genética vamos a cambiar del nivel del individuo a nivel de la célula. Es sabido que todas las células de un mismo individuo tienen la misma carga genética: tienen exactamente los mismos genes, situados en las misma 23 parejas de cromosomas (excepto las células sexuales que tienen sólo la mitad). Esto es sorprendente porque hay muchísimos tipos de células, con funciones y aspecto muy distinto, en un mismo cuerpo humano; desde las neuronas, con su aspecto de árbol y sus funciones especializadas hasta las células del hígado (hepatocitos), de forma hexagonal y funciones total-mente diferentes, pasando por las células del intestino, o las del tiroides. Estan-do todas en un mismo individuo y compartiendo en un 100% los mismos genes, ¿por qué estas diferencias abrumadoras de aspecto y función?
Es importante señalar que la función del gen es la producción en serie de proteínas. El gen es un molde a través del que se crean proteínas específicas con funciones concretas. El ser humano tiene unos 25000 genes, pero no todas las células tienen todos los genes “expresados”, es decir activos. La diferencia entre una célula y otra no está en los genes que tenemos en cada célula, sino en cuales “expresamos”. Expresar un gen quiere decir, que el gen lleva a cabo la función para la que está destinado: la producción en serie de una proteína determinada. Cada proteína tiene unas funciones específicas que serán las que dotarán a cada célula de su aspecto y funcionamiento. La diferencia entre una neurona y un hepatocito se basa en el tipo de proteínas que son codificadas, o lo que es lo mismo, que genes están expresados.
Del total de genes de cada célula, se expresa sólo quizás un 10 o 20%, el resto son totalmente silenciados, inactivados para la función de producir proteínas. Para ello los genes tienen una región que es una llave de “encendido/apagado” junto a cada región de producción de una proteína especifica.
Los genes son poco alterables, sólo extrañas y poco habituales mutaciones los varían, pero los reguladores, el “encendido/apagado”, es muy influenciable por el ambiente, por estímulos tanto internos (hormonas, fases de desarrollo del cerebro,..) como externos (estrés, aprendizaje, interacción social,..) La regulación de los genes se denomina epigené-tica.
Esto, -que lo explica muy bien el investigador y psicoanalista, premio Nobel de medicina del año 2000, Eric Kandel-, quiere decir que los factores sociales, la vida que vivimos, modifica la expresión de nuestros genes, tanto en los relacionados con funciones corporales como los relacionados con funciones cerebrales. Lo que vemos, oímos, aprendemos, vivimos, modifica la expresión de determinados genes, variando nuestro ser; el ambiente en el que me desarrollo modifica la expresión de mi genética.
Esta variación de nuestra expresión genética, del “encendido/apagado” de nuestros genes, se transmite de manera cultural. Mantenemos los elementos de enseñanza, alimentación, crianza, que hemos aprendido y que nos han hecho expresar nuestra genética de manera diferente. Esos cambios de expresión no se transmiten a la siguiente generación de manera biológica, sino que culturalmente transmitimos los reguladores de la expresión. Esto quiere decir que hay una evolución cultural, que modifica la expresión de la genética a través del aprendizaje, que es muy rápida y otra natural, biológica, basada en mutaciones, de una lentitud que se mide por decenas de milenios.
Por eso al hablar de lo “natural” en el ser humano hemos de estar muy atentos a no tomar por natural lo que es aprendido de nuestros ancestros. Nuestro “natural” es ser cultural, artificial.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Licencia de Creative Commons
psiquiatriapitiusa.blogspot.com/ by Miguel Ruiz-Flores Bistuer is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Based on a work at psiquiatriapitiusa.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://psiquiatriapitiusa.blogspot.com/.